miércoles, 3 de septiembre de 2014

CULTO A DIOS
Si se va a dar una enseñanza de la Palabra, se requiere preparar a las personas para que la reciban sosegadamente con reverencia. Inyectar métodos emocionales para que la gente exprese consignas, mantras o confesiones positivas no es correcto, ni es sustentado por las enseñanzas apostólicas. Cuando San Pablo dice en Romanos 12:1 que el culto debe racional, se está refiriendo a que todo lo que hago dentro de la adoración, tiene que ser espontaneo, en orden y con coherencia bíblica. La expresión de 1 Corintios 14:40 que dice “hágase todo decentemente y con orden” establece el criterio de que todos los elementos dados para el culto deben seguir una pauta bíblica, que evite el desorden y la incoherencia en lo que hacemos, pues el espíritu esta sujeto a los profetas (1 Corintios 14:32). Esto es, que sabemos lo que hacemos, porque lo hacemos y para quien lo hacemos.,¿De dónde proceden tantas ondas raras que se dan en el culto modernos? Algunos lo sacan del Antiguo Testamento, pero en el Nuevo Testamento no hay ningún culto fundamentado en ruido, gritos, instrumentos, danzas etc. ¿Y porque gritamos? por costumbre, imitación, estereotipos, porque Dios no está sordo, y aunque oremos con la mente, el conoce nuestros pensamientos y corazones ( 1 Corintio 3:20, Luc 16:15, 2 Tim 2:19).