miércoles, 24 de diciembre de 2014

TODOS HAN ESCUCHADO ALGUNA VEZ A LOS EVANGELISTAS  RECITAR ESTA CITA BÍBLICA DE APOCALIPSIS: “HE AQUÍ, YO ESTOY A LA PUERTA Y LLAMO. SI ALGUNO OYE MI VOZ Y ABRE LA PUERTA, ENTRARÉ A ÉL Y CENARÉ CON ÉL, Y ÉL CONMIGO “(APOCALIPSIS 3:20). POR LO GENERAL, APLICAN  ESTE TEXTO COMO UN LLAMAMIENTO A LOS INCRÉDULOS, DICIENDO: “JESÚS ESTÁ LLAMANDO A LA PUERTA DE TU CORAZÓN. SI ABRE LA PUERTA, ENTONCES ÉL ENTRARÁ.” EN EL ESCRITO  ORIGINAL, SIN EMBARGO, JESÚS DIRIGIÓ SUS PALABRAS A LA IGLESIA. NO FUE UN LLAMAMIENTO A LOS INCRÉDULOS.  LA BÚSQUEDA ES ALGO QUE LOS INCRÉDULOS NO HACEN POR SU PROPIA CUENTA. EL INCRÉDULO NO BUSCARÁ. EL INCRÉDULO NO VA A TOCAR. BUSCAR ES ASUNTO DE LOS CREYENTES. LA BÚSQUEDA DEL REINO DE DIOS ES EL PRINCIPAL NEGOCIO DE LA VIDA CRISTIANA. BUSCAR ES EL RESULTADO DE LA FE, NO LA CAUSA DE ELLA. CUANDO HABLAMOS DE ENCONTRAR A CRISTO SURGE UNA IRONÍA  Y LA IRONÍA  ES: QUE UNA VEZ QUE HEMOS ENCONTRADO A CRISTO NO ES EL FINAL DE NUESTRA BÚSQUEDA, SINO EL PRINCIPIO. POR LO GENERAL, CUANDO ENCONTRAMOS LO QUE ESTAMOS BUSCANDO, ES EL FINAL DE NUESTRA BÚSQUEDA. PERO CUANDO NOS “ENCONTRAMOS” CON CRISTO, ES EL.. EL COMIENZO DE NUESTRA BÚSQUEDA. LA VIDA CRISTIANA COMIENZA EN LA CONVERSIÓN; NO TERMINA DONDE COMIENZA. CRECE; SE MUEVE POR FE Y PARA FE, DE GRACIA EN GRACIA, DE VIDA EN VIDA. ESTE MOVIMIENTO DE CRECIMIENTO SE HACE MAS GRANDE POR LA BÚSQUEDA CONTINUA DE  DIOS.