lunes, 9 de septiembre de 2013

LOS AFANES



LOS  AFANES
MATEO 6:24-34
”Hoy día es normal ver en cantidad de personas el afán por el dinero, el afán por el trabajo, el afán por los quehaceres del hogar, el afán por los estudios, y en consecuencia a este afán tenemos el stress, Normalmente la persona que llegamos a los pies de Cristo siguimos viviendo con ese afán , y no somos completamente libre de todas las ataduras que nos mantienen vinculados al mundo, no porque Cristo no tenga poder para hacerlo sino porque no dejamos que Dios obre completamente en nuestras vidas, no confíamos plenamente en Dios.
En los pasajes que tome como base para escribir esta reflexión, podemos ver que el mismo Señor Jesucristo nos dice que no nos afanemos por el día de mañana, pues el día de mañana traerá su propio afán.
Aun así muchos hoy día estámos afanosos por el día de mañana, aun habiendo leído este pasaje tal vez muchas veces.
En la vida cristiana, tenemos que comprender querido hermano querida hermana , que no todo será color de rosa, tenemos que comprender que Dios no es un Dios de caprichos ni que tampoco tiene una varita mágica esperando nuestros pedidos para simplemente mover su varita mágica y cumplirlos, tenemos que comprender que Dios es un Dios de propósitos y que así como procesan el oro, cuando es pasado una y otra vez por el fuego, asimismo seremos nosotros en sus manos, pasaremos día a día procesos que tal vez no entendamos pero que Dios en su perfecta voluntad y como un Dios Omnisciente sabe que es lo mejor para nuestra vida, cosas que tal vez hoy no comprendamos pero que mañana pasado entendamos el porque de tal situación.
” Amado hermano amada hermana comprendamos que en medio de la desesperación Dios esta con nosotros y nos dará la salida a cualquier situación que se nos presente,pero debemos estar en una constante comunicación con Dios para saber su perfecta voluntad para cuando lleguen a nuestras vidas tales situaciones. Amado hermano amada hermana, el Señor nos ha prometido que estará con nosotros hasta el fin del mundo, que nos cuidará como a la niña de sus ojos, que es nuestro pastor y nada nos faltará.
¿Entonces porque preocuparnos si tenemos un Padre que nos ama con un amor que nuestra mente finita no puede imaginar?Amado hermano amada hermana, sin paz ni santidad nadie verá al Señor, entonces apropiémonos día a día de las promesas del Señor para que podamos tener absoluta paz en nuestras vidas.